Promoviendo la Seguridad Alimentaria

Entrevista a: Gabriela I. Rebollo Becerra

Participante del Programa de laboratorios de acción cívica: En Acción

Por: Mayra V. Martínez Noble

Seguridad Alimentaria — Villa Calma II, Toa Baja

Gabriela I. Rebollo Becerra, participante de En Acción en la comunidad de Villa Calma II en Toa Baja.

¿Qué estuviste realizando en la comunidad de Villa Calma II?

“En la comunidad de Villa Calma II se estuvo colaborando con la creación de un huerto casero comunitario. Mi rol como voluntaria fue de gestionar talleres de huertos/siembra y materiales. La estructura del huerto es en tiestos, ya que la mayor parte de la comunidad son personas mayores que no pueden trabajar directo en la tierra con facilidad.”

¿Qué nos podrías comentar en base a la seguridad alimentaria?

“El huerto es un claro ejemplo de seguridad alimentaria en la comunidad, ya que el punto es llevar las cosechas desde los tiestos a la olla. Con el huerto, Villa Calma II no solo se alimenta, sino también fomenta el compartir, la cultura y desarrollan la capacidad para producir sus propios alimentos.”

¿Cómo se complementan la seguridad alimentaria y el desarrollo económico en la comunidad?

“La seguridad alimentaria y el desarrollo económico se complementan dentro de esta comunidad porque provee una herramienta para generar fondos, ya sea vendiendo comida o productos utilizando las cosechas de su huerto.”

Inicios del Huerto Comunitario en Villa Clama II

¿Cómo se puede implementar este proyecto en otras comunidades?

“Cada comunidad es distinta al igual que sus necesidades. Este proyecto se puede implementar en otras comunidades mediante la identificación de las necesidades junto a ellas, estableciendo un grupo de personas dispuestas a cuidar las plantas y a trabajar el espacio.

También será importante decidir qué tipo de huerto será un buen “fit” para la comunidad. La localidad de la comunidad y las peculiaridades de sus suelos/facilidades pueden influir en la decisión de qué tipo de huerto desarrollar. Existen huertos agroecológicos, la permacultura, los hidropónicos, los acuapónicos, siembra directa o siembra en tiestos, entre otros.

Primero que todo, lo más importante es la educación. Si la comunidad no sabe bien como trabajar un huerto o cuidar de las plantas, el huerto se puede caer. La mejor herramienta que se le puede brindar a las comunidades son talleres prácticos de huertos caseros, para asegurar un desarrollo efectivo del proyecto al igual que motivar a los residentes y que vean de antemano con qué estuviesen trabajando. Luego de tener esta base es que se puede comenzar con la siembra. Opino que, teniendo estos factores en cuenta, el proyecto de un huerto casero comunitario no solo tiene que ser implementado en muchísimas comunidades de Puerto Rico, sino en todas.”

Blog de Mentes Puertorriqueñas en Acción(MPA), un movimiento de jóvenes líderes activxs y comprometidxs con el bienestar de Puerto Rico.

Blog de Mentes Puertorriqueñas en Acción(MPA), un movimiento de jóvenes líderes activxs y comprometidxs con el bienestar de Puerto Rico.